Hay temas que hoy en día están circulando entre todos aún así cuando no se entiende bien su profundidad. Uno de estos es la nueva tecnología móvil, la quinta generación, el 5G. Promete mucho, principalmente un aumento de la velocidad de conexión, reducción de la latencia (el tiempo de respuesta y envío de paquetes entre servidores) y multiplicación exponencial de los dispositivos conectados. Por ese lado estaría todo perfecto, pero toda esta revolución podría traer consecuencias negativas?

¿Qué es el 5G?

El 5G es la quinta generación de redes móviles que viene después de la ya conocida tecnología 4G. La diferencia más evidente va relacionada a su velocidad, que puede llegar a ser de 10000 mbps, lo cual lo hace 8 veces más rápida que el 4G+. Además, el tiempo de latencia se ve reducido a 1-2 ms, es decir, 10 veces menor que su competidor.

Bien, pero entendamos que estos aumentos tan significativos no son arte de magia. La velocidad de trasmisión va intimamente ligada a la frecuencia de la onda de trasmisión. Los rangos frecuenciales caracterizan los distintos tipos de ondas y cómo nosotros somos capaces de percibirlas. También las ondas pueden caracterizarse por su longitud de onda, como lo muestra el siguiente gráfico.

Pero antes de avanzar y ver las características del 5G en detalle, veamos algo de historia.

Las otras "G"

Las tecnologías de telecomunicaciones móviles transmiten y reciben campos electromagnéticos de radiofrecuencia de formas definidas que permiten que se produzca la comunicación. El método específico de utilizar los EMF de RF se conoce como un “estándar inalámbrico”. Por ejemplo, el estándar inalámbrico utilizado para la primera generaciónde telecomunicaciones móviles se conoce como “1G”. A medida que se desarrolla la tecnología, estos estándares se actualizan y puede haber una familia de diferentes protocolos inalámbricos que se denominan colectivamente “1G”.  “LTE” es un protocolo bien conocido dentro de la familia 4G. Sin embargo, cuando se introduce un cambio particularmente grande o importante en el estándar, la etiqueta general para el estándar inalámbrico se actualiza en consecuencia, como lo que está pasando con el 5G

Las características del 5G

Para entender la implicancia de las redes de comunicación hay que comprender una caracaterística clave de las ondas frecuenciales. Mientras mayor sea la frecuencia, más rápido se podrán enviar los datos pero menor es el alcance. Esto es debido principalmente a que son más facilmente atenuables que las de baja frecuencia.

Hay una serie de diferencias entre 5G y los estándares inalámbricos anteriores. Una de ellas es que, además de las frecuencias EMF que se usan para los estándares 3G y 4G, algunas tecnologías de comunicación 5G utilizan frecuencias EMF más altas (por ejemplo, 28 GHz se usa actualmente en los EE. UU.). Los CEM a frecuencias más altas producen una exposición relativamente superficial, con menos poder penetrando profundamente en el cuerpo; Las restricciones en las directrices de ICNIRP explican esto para garantizar que la exposición no cause ningún daño. Las diferentes frecuencias EMF también se comportan de manera diferente en el entorno, y como resultado se requieren antenas adicionales para utilizar las frecuencias más altas. No se espera que afecten el escenario de exposición de manera apreciable,

Una característica clave del estándar inalámbrico 5G es que utilizará tecnología de formación de haz, que permite que los EMF de RF se enfoquen en la región donde se necesita (por ejemplo, a una persona que usa un teléfono móvil), en lugar de extenderse sobre un área grande. Esto permitirá, por ejemplo, que se envíen las mismas frecuencias de RF EMF a diferentes usuarios al mismo tiempo sin interferir entre sí, lo que aumenta las velocidades de comunicación porque la banda de frecuencia no necesita ser compartida entre los usuarios. Esto también reduce la exposición en regiones donde no se necesita comunicación.

Ahora bien, los distintos rangos de frecuencias son asignados a cada tecnología dependiendo del pais en donde se encuentren y cómo han sido distribuidas. Así, encontraremos paises con distintos rangos frecuenciales para el 5G, pero siempre siguiendo la regla anterior. La banda de 2,3 GHz es considerada por la mayoría de los países de Latinoamérica como más espectro para banda ancha móvil, pero pocos países (Brasil y Perú) han anunciado licitaciones. La banda de 3,5 GHz tiene potencial para ser una banda pionera de 5G en la región, pero en algunos países puede ser necesario reorganizarla parcialmente, debido a asignaciones que se hicieron anteriormente para otro tipo de servicios fijos.

¿Realmente es necesario?

Instintivamente nos preguntamos si estas tazas de trasmisión realmente son necesarias. Si, es mejor, podremos descargar una película en FullHD en unos cuantos segundos, pero ¿qué diferencia tiene en haberlo hecho lo mismo en unos minutos?

La respuesta clara está en que estas tecnologías revolucionadoras no están pensadas para las personas, si no para las máquinas. Lo que se buscará es cubrir la ya creciente demanda del Internet de las cosas (IoT). 

Esta nueva tecnología marcará un proceso histórico en nuestro desarrollo como sociedad, debido a que afectará nuestro estilo de vida sustancialmente. Si bien ya veníamos con muchos objetos conectados a internet, tenían sus restricciones debido a que para ser competitivos no deberían generar una saturación de la red, de caso contrario la persona directamente lo desconectaría para seguir viendo su instagram.

Sin embargo, con la aplicación masiva y de forma correcta del 5G no interferirán con las actividades típicas de los usuarios y podrán explayarse mucho más. Pero no solo en el usuario final, si no también en la aplicación de IoT en rasgos más globales como pueden ser las calles, semáforos, edificios, electrodomésticos y cualquier tipo de objeto en general.

Riesgo sobre la salud del 5G

La radiación electromagnética utilizada por todas las tecnologías de telefonía celular ha llevado a la generación de algunas teorías de riesgo sobre la salud, uno de los más conocidos es la capacidad de desarrollar ciertos tipos de cáncer.

La base de esta creencia va radicada en que las EMF de RF tienen la capacidad de penetrar en el cuerpo humano, con el efecto principal de que esto es un aumento de la temperatura en el tejido expuesto. 

Sin embargo el cuerpo humano puede adaptarse a pequeños aumentos de temperatura de la misma manera que lo hace cuando realiza ejercicio y realiza actividades deportivas. Esto se debe a que el cuerpo puede regular su temperatura interna.

Una consideración importante es que como la tecnología 5G es un estándar de alta frecuencia, llegando a los 28 GHz en EEUU, su poder de penetración sería muy bajo, por lo que la proporción de energía en la superficie sería lógicamente mayor. 

Bajo esta consideración es que se han impuesto los protocolos necesarios para que la radiación producida por el 5G no supere los márgenes de  los  estándares de exposición máxima permitidos por la comisión internacional sobre la protección contra la radiación no ionizante.

El 5G como carcinógeno

La OMS junto con la Agencia Internacional para la Investigación de Cáncer (IARC) clasificó toda la radiación de las frecuencias de radio (de la cual las señales de móviles forman parte) como “posibles carcinógenos”.

Fue puesta en esta categoría porque:

“hay evidencia que no llega a ser concluyente de que la exposición puede causar cáncer en humanos”.

Hasta aquí todo mal. Pero estas redes tecnológicas están puestas en la misma categoría de carcinogénesis que comer vegetales en escabeche y utilizar talco. Además, las bebidas alcohólicas y la carne procesada están ubicados en un riesgo más alto.

Aunque algunos estudios sugieren una posibilidad estadística de incremento en el riesgo de cáncer en los usuarios intensos, la evidencia sobre una relación causal no es suficientemente convincente como para sugerir la necesidad de tomar acciones de precaución. Es decir, si bien existe una correlación práctica, puede llegar a existir otro factor que esté influyendo.

Las ondas de radio son no ionizantes

La banda de las ondas de radio -utilizadas en las redes de telefonía celular- es no ionizante, “que significa que carece de suficiente energía para descomponer el ADN y causar daños celulares”, dice David Robert Grimes, físico e investigador de cáncer.

Si bien las longitudes de onda utilizadas en 5G estarán sobre las de microondas, esto no quiere decir que produzca el mismo efecto que un horno de microondas. Esto es debido a que el rango de las microondas es bastante amplio y existe una amplio margen entre las frecuencias utilizadas en un horno microondas con las utilizadas en este estandar tecnológico. 

Existen estrictos límites para la exposición a niveles incluso más altos de radiación de energía, como los rayos X médicos y los rayos gamma, que pueden conducir a efectos perjudiciales dentro del cuerpo humano, pero estos si son estrictamente más energéticos, debido a que es necesario para la obtención de las imágenes de radiografías o tratamientos médicos que solventan muchas patologías.

El respetado doctor Gimes expuso:

Se entiende que la gente esté preocupada sobre si debe elevar el riesgo de cáncer, pero es crucial notar que las ondas de radio son mucho menos energéticas que incluso la luz visible que experimentamos cada día” 

¿Por que tantas torres de trasmisión? ¿Son necesarias para el 5G?

La tecnología de 5G requiere de muchas estaciones de base nuevas, que son las torres que transmiten y reciben señales de teléfonos celulares. Pero esto sería necesario.

Como habíamos definido hace unos párrafos atrás, más frecuencia de una onda provoca una mayor velocidad, pero también una disminución en el alcance y la penetración de paredes.

Además, debido a que hay más transmisores, cada uno debe funcionar a niveles de potencia más bajos que la previa tecnología 4G, lo que significa que el nivel de exposición de radiación de las antenas 5G deberá ser más bajo.

Países que ya tienen 5G

La lista de paises que ya cuentan con 5G ya es considerable, y es hasta irónico ver como paises que abogan contra el estandar 5G ya disponen en su pais de esta tecnologia, como es el caso de Estados Unidos.

¿Por qué tanta desinformación detrás del 5G?

Motivos e intereses son múltiples respecto a esta nueva tecnología, pero esto lo abordamos en nuestro podcast que será publicado esta noche. Si te interesa puedes escucharnos en spotify:

Es importante tener en cuenta que, en términos de los niveles de exposición a 5G medidos hasta ahora, las directrices de ICNIRP (1998) también proporcionarían protección para las tecnologías de 5G. Sin embargo, como es difícil predecir cómo se desarrollarán las nuevas tecnologías, ICNIRP (2020) ha realizado una serie de cambios para garantizar que las nuevas tecnologías, como la 5G, no puedan causar daños, independientemente de nuestras expectativas actuales. Estos cambios incluyen la adición de restricciones promedio de todo el cuerpo para frecuencias> 6 GHz, restricciones para exposiciones breves (<6 minutos) para frecuencias> 6 GHz y la reducción del área promedio para frecuencias> 6 GHz.

Referencias